jueves, 4 de noviembre de 2010

Ponencia - Asociatividad y circuitos turísticos integrados orientados a la articulación binacional

De: Encuentro Humboldt <encuentro@centrohumboldt.org>

Asociatividad y circuitos turísticos integrados orientados a la articulación binacional. 
Los Grandes Lagos Argentino Chilenos y la expansión por el sector norpatagónico. 

Pablo Andrés FORGIA[1]
Centro de Estudios del Desarrollo Local y Regional (CEDER);
Universidad de Los Lagos (ULA - Chile)

Resumen

            El proceso de internacionalización de las regiones que se observa en este contexto de globalización y descentralización, se presenta como una alternativa que permite a las unidades administrativas subnacionales diversificar y ampliar la oferta de oportunidades y funciones, revalorizando sus recursos y fortaleciendo sus economías a partir de los pilares de cooperación y complementariedad en diversas actividades.
            En este sentido, la conformación de circuitos turísticos integrados en la región de los Grandes Lagos Argentino Chilenos, constituye una alternativa de articulación binacional que se orientan a potenciar el crecimiento de esta actividad, con el objetivo de incrementar la llegada de visitantes y obtener, de esta manera, los beneficios económicos inherentes al fenómeno turístico.  
            En este contexto, la ponencia propone un análisis del proceso de conformación de los circuitos turísticos integrados como ejemplos de asociaciones binacionales exitosas que generan, progresivamente, un efecto multiplicador que tiende a reproducirlos en otras zonas transfronterizas.

Palabras clave: descentralización; circuitos turísticos integrados; Grandes Lagos Argentino Chilenos; articulación binacional.  

Abstract

            The internationalisation regional process that is observed in this globalisation and decentralization context, appears as an alternative to the sub-national administrative units to diversify and extend the opportunities and functions, increasing its resources and fortifyng its economies, based on cooperation and complementariness pillars.
            In this sense, the integrated tourist circuits conformation in the Chilean Argentine Great Lakes region, constitutes an alternative of bi-national coordination that are oriented to improve this activity, increasing the visitors arrival and obtaining the economic inherent benefits of the tourism.
            In this context, the paper proposes an analysis of the integrated circuits process conformation, as an examples of successful bi-national associations that generates an effect that tends to reproduce them in other cross-border zones.   

Key words: decentralization; integrated tourist circuits; Chilean-Argentine Great Lakes; bi-national associations. 

Introducción

            La apertura interna y externa que evidencian los territorios en el actual marco de descentralización y globalización, configuran un espacio dinámico y cambiante en el que los países ya no se diferencian a partir de las fronteras, sino que pueden vincularse a través de éstas. En este proceso de internacionalización de las regiones, las asociaciones entre unidades administrativas en diversos ámbitos y actividades se presenta como una alternativa que permite, a partir de los pilares de cooperación y complementariedad, diversificar y ampliar la oferta de oportunidades y funciones revalorizando sus recursos y fortaleciendo sus economías. 
            En este sentido, y a partir de los acuerdos y tratados firmados entre ambos países, municipios y localidades de la zona de los Grandes Lagos Argentino Chilenos comienzan a trabajar de manera conjunta en la configuración y puesta en marcha de circuitos turísticos integrados, con el objetivo de incrementar la llegada de visitantes a la región y obtener, de esta manera, beneficios inherentes a esta actividad como los de aumentar los ingresos públicos y generar un efecto multiplicador en el desarrollo de otros rubros que consumen o sirven a los turistas (Figuerola, 1985; Bull, 1994; Gibson, 1993; WTTC, 1995).  
            De esta manera, y sustentado en similitudes culturales, homogeneidad ecológica y una integración turística capaz de ser explotada, los diversos organismos encargados de la gestión de estas áreas norpatagónicas inician un camino hacia la integración que, en la actualidad, es uno de los más exitosos ejemplos de articulación binacional en toda la frontera argentino-chilena y tiende a reproducirse en otras zonas.
            En este contexto, la ponencia propone un análisis del proceso de conformación de los circuitos turísticos integrados y las asociaciones que se construyen en torno a éstos. Para esto, se preve realizar una breve síntesis de los antecedentes legales que dan origen a estas articulaciones binacionales, caracterizar los diversos circuitos turísticos que ofrece la región, evidenciar el incremento de esta actividad en los últimos años, y destacar los inconvenientes que se presentan y las soluciones que se proponen avanzar en este camino de integración.    
            Para el desarrollo de este trabajo, se contó básicamente con información oficial, notas periodísticas y los aportes de entrevistas realizadas a actores clave.

Marco legal, antecedentes institucionales y políticos

            En el marco del proceso de descentralización que otorga mayor autonomía a las unidades administrativas subnacionales para definir sus cuestiones, las provincias de Río Negro y Neuquén (Argentina), junto con las Regiones del Bío Bío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos (Chile), representan un ejemplo de asociatividad  que se articula en pos de consolidar "...una estrategia para negociar en términos más competitivos con las regiones-naciones más desarrolladas y lograr escala en, por ejemplo, la comercialización de productos locales" (Mendioroz y otros, s/f), y posicionar la marca norpatagonia en diversas escalas y ámbitos.
            De manera conjunta crean el Comité de Frontera de la Región de Los Lagos, que surge como un instrumento de gestión del área binacional en 1984, año en que ambos países a partir de la resolución de los diversos conflictos limítrofes, suscriben un Tratado de Paz y Amistad en el que se comprometen a crear, de manera progresiva, distintos Comités con el objetivo de "...promover la facilitación y coordinación de las medidas operativas que agilicen el tránsito de personas y vehículos, y el tráfico de mercaderías, así como también el intercambio comercial, turístico, cultural, deportivo y científico, y toda labor destinada a la profundización de la integración subregional y fronteriza" (Acta de Entendimiento de Buenos Aires, 1984:1).
            Luego de ser reestructurado en el año 1997[2], se lo redefine con el nombre de Comité de Integración, concepto más amplio que supone abarcar cuestiones que superan lo estrictamente fronterizo y se orientan a promover la cooperación y desarrollo de los territorios que lo conforman. Desde entonces, además de las tareas de optimizar y potenciar la articulación binacional a través de los pasos fronterizos, el Comité de Integración de la Región de Los Lagos trabaja en pos de consolidar asociaciones en diversas actividades económicas (entre éstas el turismo), con el objetivo de lograr un mayor y mejor acercamiento entre los empresarios de todos los sectores en general.
            El impulso político que adquieren estas iniciativas binacionales queda reflejado nuevamente en el año 2006[3], en el que se acuerda crear un Comité de Enlace Binacional que incluya al sector público y privado de distintos rubros, y posteriormente en 2007, en el que se crea la denominada Mesa Público-Privada del Corredor Bioceánico y la Provincia de Osorno, en la que se plantean los objetivos de promocionar el turismo, desarrollar circuitos turísticos integrados, y otros temas orientados a jerarquizar la región y consolidarla como destino turístico atractivo.
            En este marco legal, y a partir de estos antecedentes y acuerdos, son posibles diversas asociaciones en la actividad turística que configuran y ofrecen circuitos integrados en la región a partir de una gestión público-privada coordinada.  

Asociatividad y Turismo

            En este contexto de globalización y descentralización, la asociación entre unidades administrativas que comparten recursos, problemas, potencialidades y vocaciones territoriales, se presenta como un instrumento de gestión orientado a generar un desarrollo regional integrado e integrador. Este tipo de iniciativas surgen con el objetivo de emprender acciones conjuntas para configurar proyectos en los que, teniendo en cuenta las especificidades de los territorios, queden reflejados los intereses y las visiones de cada uno de los involucrados. En este sentido, y teniendo en cuenta las posibilidades que ofrece y la importancia que adquiere en los últimos años en las economías regionales y nacionales, el turismo se presenta como una actividad que facilita la conformación de este tipo de asociaciones y permite, a partir de acciones coordinadas, generar economías de escala y (re)posicionar a diversos territorios como destinos turísticos destacados. En este contexto, una de las subcomisiones del Comité de Integración de Los Lagos se encarga de promover la actividad turística y trabajar en pos de mejorar la conectividad aérea y terrestre entre las unidades administrativas que lo integran, con el objetivo de configurar distintos circuitos turísticos integrados.  
           Teniendo en cuenta que turismo es un fenómeno complejo en el que influyen factores económicos, políticos, sociales, tecnológicos, etc., las actividades y tareas del Comité tienen como misión generar las condiciones propicias para favorecer la llegada de visitantes, consolidarla como centro receptor de turistas de todo el mundo y hacer del turismo una actividad dinamizadora de la economía regional. 
            Definido por Mathieson y Wall (1990) como el movimiento temporal de la gente por períodos inferiores a un año, a destinos fuera del lugar de residencia y de trabajo, que incluye las actividades emprendidas durante la estancia y las facilidades creadas para satisfacer las necesidades de los visitantes, el turismo incluye cuatro elementos básicos (demanda, oferta, territorio y operadores de mercado) que definen al sistema turístico y confluyen para satisfacer las necesidades de los usuarios y generar rendimientos económicos crecientes (que benefician tanto a públicos como a privados). En este sentido, según la Organización Mundial del Turismo (OMT, 1999) el impacto que tiene esta actividad se observa en el empleo, a partir de la generación directa e indirecta de puestos de trabajo; en el Producto Interno Bruto Regionalizado (PIBR), con la facturación porcentual de las empresas turísticas y las que giran en torno a éstas; en la balanza de pagos, ya que el gasto de los visitantes implica una entrada de divisas; y en la redistribución del ingreso, debido al efecto multiplicador del gasto turístico. En este contexto, es importante mencionar que estos beneficios repercuten también en el mejoramiento de infraestructura y equipamiento de las regiones receptoras, que conlleva a una mejora en la calidad de vida de sus habitantes.
            Ahora bien, para lograr que un destino turístico consiga estos beneficios económicos, es necesario que la combinación entre los componentes tangibles e intangibles que lo conforman sea capaz de generar distintas oportunidades de satisfacción para los turistas. De esta manera, la región es valorada de acuerdo a las experiencias de los usuarios que le permiten crear una imagen del destino. Según la OMT (1998), este valor turístico está dado por la combinación de cuatro componentes[4] que, de ser mejorados, permiten incrementar dicho valor y mejorar las alternativas de satisfacer al turista. Los componentes son:
- Accesibilidad: infraestructura y capacidad en puertos y aeropuertos.
- Comunicaciones: enlaces con los puntos de entrada y salida del destino, y dentro del propio destino.
- Iniciativa privada: encargada de crear productos turísticos específicos en función de la especialización del destino.
- Normativa jurídica: crear un marco legal que arbitre los intereses que puedan coexistir.
            De esta manera, el crecimiento de la actividad turística en una región, y los beneficios que genera, depende en gran medida de la evolución de estos componentes que se orientan no sólo a satisfacer al usuario, sino también a crear y moldear atractivos en un destino con el objetivo de convertirlo en un producto capaz de ofrecerse en el mercado.                               
            En este sentido, el Comité de Integración de Los Lagos junto a los gobiernos subnacionales que lo integran, trabajan permanentemente y mantienen reuniones regulares (anuales) para mejorar la accesibilidad y comunicaciones de la región, promover las iniciativas privadas, y homologar normativas jurídicas para potenciar las articulaciones binacionales en el sector norpatagónico. 

Los circuitos binacionales en el área de estudio

            El denominado Corredor de los Grandes Lagos se localiza en el sector andino y lacustre de de la región de Los Lagos en Chile, y en el extremo Sur y Noroeste de las provincias de Neuquén y Río Negro en Argentina, entre los paralelos de 40° 38´ y 41° 20´ Sur, y los meridianos de 71° y 70° 30´ Oeste. Vincula los centros turísticos de Bariloche y Villa La Angostura (Argentina), con las ciudades de Entre Lagos, Osorno, Puerto Octay, Frutillar, Llanquihue, Puerto Varas, Puerto Montt, Ensenada, Petrohué y Peulla (Chile), a través de un recorrido por los Parques Nacionales de la región, que permite contemplar en su máxima expresión los atractivos naturales y culturales que contienen, y realizar diversas actividades como el trekking, rafting y senderismo (Figura 1).
            La innegable belleza paisajística de la región sumado a los atractivos culturales que presenta, configuran en la actualidad una marca reconocida a nivel mundial denominada Patagonia Andina. En este sentido, y sustentados en la visión ecosistémica del territorio de los Grandes Lagos y los antecedentes institucionales antes mencionados, los diversos organismos dependientes de ambos gobiernos nacionales junto con agentes privados y operadores interesados en consolidar un producto turístico, llevan a cabo estudios de base para conocer la oferta y demanda, identificar productos y mercados, y definir circuitos integrados en la región, con el objetivo de articular las localidades del área mediante un recorrido multimodal (terrestre y lacustre).

Fig. 1. Corredor de Los Grandes Lagos Argentino Chilenos
Fuente: Elaboración propia, sobre la base de mapas de VisitChile (operador turístico).

           Realizados los estudios, se determina un circuito denominado "Cruce de Lagos Andino" que, en la actualidad, funciona todos los días del año con salidas desde Puerto Montt/Puerto Varas (Chile) a Bariloche (Argentina) o viceversa[5]. El primer tramo hasta Petrohué se realiza en bus, para luego embarcar en un ferry que atraviesa el Lago de Todos Los Santos hasta llegar a Peulla, donde el turista puede optar entre hacer noche en el hotel del mismo nombre, o continuar la travesía. Se retoma el bus hasta Puerto Frías y, luego de un tramo lacustre, se llega a Puerto Alegre y posteriormente a Puerto Blest, desde donde se navega hasta Puerto Pañuelo atravesando el Lago Nahuel Huapi. Luego de desembarcar, se continua en bus hacia la ciudad de San Carlos de Bariloche.
            El éxito de este primer circuito turístico origina un efecto multiplicador que se refleja en la configuración y puesta en marcha de nuevas alternativas binacionales destinadas al ocio y la recreación que, progresivamente, trascienden el área de Los Grandes Lagos e incluyen territorios distantes que se extienden hasta la costa atlántica. En este sentido, la gran aceptación de esta iniciativa por parte de los turistas (chilenos, argentinos y de otras nacionalidades), hace que los gobiernos regionales y los privados trabajen de manera conjunta en un nuevo circuito y definan, dentro del área de los Grandes Lagos, el denominado "Cruce Trasandino"[6] que se realiza exclusivamente por tierra bordeando los espejos de agua de la región.   
            En este nuevo circuito, que vincula las localidades de Puerto Montt (Chile) y Bariloche (Argentina), se recorren las ciudades de Puerto Varas y Llanquihue desde donde comienza la antigua Ruta de Los Colonos[7] que tiene como destino la pintoresca localidad de Frutillar, con vista a los volcanes Calbuco, Osorno, Puntiagudo y Puyehue. Bordeando el Lago Llanquihue se llega a Puerto Octay y, a partir de allí se emprende el viaje hasta Entre Lagos a orillas del Lago Puyehue y en las puertas del Parque Nacional del mismo nombre, que muestra la biodiversidad, belleza e inmensidad de un amplio sector de la denominada selva Valdiviana. Luego, a través de la Ruta Internacional 215, se atraviesan ambas aduanas y se llega, a lo largo de un camino que se puede apreciar los lagos Espejo, Correntoso y Nahuel Huapi, a la localidad turística de Villa La Angostura para luego finaliza en San Carlos de Bariloche (Fig. 1).
            Si bien ambos circuitos están concesionados, hay que aclarar que numerosas empresas de la región ofrecen de manera independiente recorridos similares que vinculan diversas localidades de ambos países, en los que se realizan actividades de acuerdo al perfil de los visitantes (deportivas, contemplativas, de relax en los centros termales, rutas gastronómicas, etc).
            En este sentido, y debido a la importancia que adquiere a partir del crecimiento de la actividad en los últimos años, el turismo en la región se presenta como un "...eje orientador de las demás sectores económicos..." (Estrategia de Desarrollo Regional de Los Lagos, 2008:27), que genera un efecto multiplicador de servicios y actividades que giran en torno a esta actividad. En este contexto, el Dr. Miguel Unzueta[8] aporta una visión interesante sobre la rápida consolidación de las relaciones binacionales en el área de los Grandes Lagos sobre la base del turismo, afirmando que "...es una actividad de placer (...) y siempre encuentra buena predisposición en el usuario. En esta región, hay muchas oportunidades en el ámbito del turismo por lo que es una buena punta de lanza. Porque detrás del turismo hay emprendimientos, servicios, que son puestos de trabajo (...). Entonces, el turismo acerca" (Unzueta, M., 2009).
            La consolidación de estos circuitos (concesionados y ofrecidos de manera independiente) dentro del área de los Grandes Lagos demuestran que la articulación, coordinación y trabajo conjunto de distintos actores públicos y privados de la región en la actividad turística, representa un ejemplo exitoso de asociación binacional que permite posicionar a esta zona como un destino sólido que refleja flujos crecientes de visitantes de manera sostenida.
            Uno de los datos empíricos que demuestran este incremento y la fluida comunicación binacional existente en la región, es el número de turistas que transitan los pasos fronterizos V. Pérez Rosales y Cardenal Samoré[9] (Cuadros 1 y 2).
Cuadro 1. Ingreso de turistas a Chile por C. Samoré y P. Rosales (2002-2008).
Fuente: Elaboración propia, sobre la base de datos de Informes Anuales
del Servicio Nacional de Turismo (SERNATUR) de Chile.

Cuadro 2. Ingreso de turistas a Argentina por C. Samoré y P. Rosales (2002-2008).
Fuente: Elaboración propia, sobre la base de datos de Informes Anuales
del Servicio Nacional de Turismo (SERNATUR) de Chile.

            Las estadísticas anuales de los pasos fronterizos utilizados en los circuitos del área de los Grandes Lagos demuestran que, para el período 2002-2008 considerado, el ingreso de turistas a Chile se incrementa en un 98,8%; y la llegada de visitantes a territorio argentino también aumenta, aunque en un ritmo menor que representa un 30,2%. Si bien este crecimiento desigual puede adjudicarse a las condiciones económicas de Argentina que, luego de la devaluación de su moneda originada a partir de la crisis del 2001, vuelve a elegir a Chile y otros centros internos como principales destinos turísticos (en contraposición a Brasil y Europa durante la década del ´90), es necesario destacar que en términos de cantidad de turistas, Argentina sigue reflejando un perfil receptivo más importante que las localidades de Chile (esto tiene que ver principalmente con la mejor oferta de servicios y equipamiento orientado al turismo que ofrecen las ciudades del lado argentino).
            Otro de los datos que refleja el notable crecimiento en la llegada de turistas al área de los Grandes Lagos (hagan o no el circuito), es el ingreso de personas a los parques nacionales del sector. La falta de estadísticas del lado Argentino, hacen que sólo pueda verificarse este indicador dentro del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE) de Chile, que registra el número de visitantes de cada unidad SNASPE del país. Si bien en este contexto la información es incompleta, permite tener una aproximación de la importancia y el crecimiento que verifica la región, en el mismo período de tiempo considerado para el tránsito por los pasos fronterizos, es decir, 2002-2008 (Cuadro 3).

Cuadro 3. Número de visitantes en las unidades SNASPE del área (2002-2008)
              Fuente: Elaboración propia, sobre la base de datos de Informes Anuales
del Servicio Nacional de Turismo (SERNATUR) de Chile.

            Los datos reflejan la importancia de los parques nacionales de la región, particularmente Puyehue y Pérez Rosales que, según estadísticas de la Corporación Nacional Forestal de Chile (CONAF)[10], se presentan como los de mayor afluencia de visitantes del país, más allá de la caída en los valores de 2008. Para dimensionar su importancia, es interesante remarcar que en el año 2006, ingresaron en el PN Puyehue 430.668 turistas, es decir que concentró el 29,4% del total de visitas a unidades SNASPE de todo el territorio chileno. El PN Alerce Andino y la RN Llanquihue se encuentran también dentro del área de los Grandes Lagos y forman parte de los circuitos turísticos integrados y, aunque los registros de ingresos son mucho menores que Puyehue y Pérez Rosales, ambos presentan un incremento en el último año considerado.
            Entre las cuatro unidades SNASPE que contiene el área de los Grandes Lagos en las que se realizan los circuitos binacionales, suman un total de 631.568 ingresos en 2008, que representa un incremento del 35% con respecto a los 467.790 registrados en 2002. Este aumento refleja el perfil turístico de la región, la importancia que adquiere esta actividad en los últimos años y el protagonismo de los PN Puyehue y Pérez Rosales que, junto con el PN Alerce Andino y la RN Llanquihue, concentran el 35,8% del total de visitantes a unidades SNASPE del país. 

Expansión de los circuitos por el área norpatagónica

            El éxito de estos circuitos integrados que favorece el incremento en la llegada de turistas a la región y genera un efecto multiplicador de actividades que giran en torno a esta actividad, hace que los operadores privados del área junto al Comité de Integración, trabajen de manera conjunta para configurar y poner en marcha nuevos circuitos que trascienden el área de los Grandes Lagos y se extienden hasta la costa atlántica en Argentina.
            Una vez realizados los estudios de base, se inician diversos recorridos en la zona transfronteriza que, si bien comienzan concesionados a empresas exclusivas (como el Cruce de Lagos), en la actualidad son ofrecidos por diversas empresas de la región que se articulan entre privados. De esta manera, la regularidad y eficiencia de los mismos, depende de esfuerzos individuales por consolidar asociaciones con sus pares del otro lado de la frontera.
            En este sentido, se realiza un nuevo circuito cordillerano con salida desde la ciudad de Temuco (Región de La Araucanía, Chile), y recorre las ciudades chilenas de Lautaro y Caracautín, para luego continuar la travesía por las localidades argentinas de Las Lajas, Zapala, Junín de Los Andes y San Martín de Los Andes, reingresando a territorio chileno recorriendo los centros termales de Panguipulli, Villarrica y Pucón, para finalizar en Temuco (Fig. 2).
            Otro de los circuitos que se ofrece de manera independiente a través de diversas agencias chilenas y/o argentinas es el denominado "Nieve y Ballenas" que, según los propios operadores turísticos de la región[11], es solicitado específicamente por contingentes europeos (en particular grupos provenientes de Alemania). La travesía, reactivada en el último lustro, se ofrece a partir de empresas de la región que se articulan entre sí y presentan un circuito integrado que permite viajar desde la ciudad de Osorno, Valdivia o Puerto Montt (Chile) hasta Puerto Madryn (Argentina), desde donde parten las excursiones por Península Valdés, área mundialmente conocida por el avistaje de la Ballena Franca Austral (y otros ejemplares de fauna marina) y sus paisajes. Durante el recorrido, se visitan las ciudades de Bariloche (nieve) y Las Grutas (playa), atravesando la Meseta de Somuncurá (Fig. 2).
            A partir de estos ejemplos de circuitos integrados se puede verificar que la articulación binacional en el ámbito turístico es una de las más avanzadas y se presenta sólida, más allá de los obstáculos que comentaremos en el próximo apartado y sobre los que se está trabajando. Es interesante observar como a partir del turismo, las esferas pública y privada se vinculan y elaboran propuestas específicas a partir de análisis conjuntos que se realizan en el marco del Comité de Integración de la Región de Los Lagos. Esto representa una evidencia de que la modernización del Estado y la transversalidad[12] en la toma de decisiones está dando buenos resultados y se orienta a crear un desarrollo turístico en la región, sobre la base de políticas territoriales definidas a partir de la coordinación de actores y de los diversos niveles de gestión, según las particularidades norpatagónicas.

Fig. 2. Circuitos integrados fuera del área de los Grandes Lagos.
Fuente: Elaboración propia. 
              
Obstáculos para la integración

            Más allá del éxito y la multiplicación de los circuitos turísticos integrados en el área norpatagónica y la intención, tanto pública como privada, que existe de promover estas iniciativas binacionales, en la actualidad se presentan diversos obstáculos que dificultan la integración y desalientan la actividad turística.
            Si bien se recoge de las entrevistas una falta de apoyo a los privados por parte del Estado, es necesario mencionar algunas deficiencias puntuales que tienen que ser solucionadas por parte de ambos países para potenciar esta actividad y consolidar los circuitos turísticos integrados que se ofrecen e la actualidad y potenciar el surgimiento de nuevos. 
            La deficiencia más notable que aparece en las entrevistas realizadas a agentes de las esferas privada y pública tiene que ver con los trámites aduaneros. En la actualidad, todo circuito turístico (y cualquiera que quiera pasar en la región por Cardenal Samoré) debe completar la aduana chilena y la argentina, diversos formularios correspondientes a inmigración. En este sentido, detener el viaje dos veces en 42 kms, que es la distancia que las separa, se presenta como un obstáculo para estas iniciativas ya que representan una pérdida de tiempo que varía, según la época del año, entre minutos y hasta algunas horas (particularmente en los meses de Enero-Febrero y Julio que coinciden días de vacaciones de los dos países).
            En este contexto, todos los entrevistados plantean la necesidad inmediata de solucionar este tema y optimizar los tiempos de estos trámites a partir de la creación de una única aduana, o de una conexión on line de ambas que permitan realizar una sola parada, un solo trámite y agilizar el proceso. Uno de los entrevistados afirma que "...lo primero que tenemos que hacer es una facilitación de frontera. Tiene que haber una sola frontera, una sola seguridad, una sola computadora. Pero bueno, mientras sigamos con esta burocracia latina…que miramos los papeles, que no hay luz, que se cayó el sistema, que no podes pasar…vas a la otra frontera y estas 2 hs…¡Estuviste 4 hs para hacer 50 kms! Entonces, el turista no sale…la gente no sale. (…) Tiene que haber un cruce de información on line, o simultánea de una frontera a otra, entonces no tenés que hacer los dos trámites…" (Néstor Luján, 2009)[13].   
            Otro de los obstáculos que se presenta como una amenaza para incrementar la cantidad de circuitos integrados y de turistas es la incompatibilidad de leyes que existen entre ambos países referentes al tránsito, ya que existe una restricción para combis y transfers turísticos de pasajeros, que prohíbe a estos vehículos utilizar carros y remolques para pasar de un país hacia otro. Este tema se preve solucionarlo en un corto plazo (se convino en la última reunión del Comité de Integración)[14] ya que plantea un inconveniente significativo para las empresas turísticas que se traduce en una pérdida de número de turistas, por lo que implica una pérdida económica importante para el privado.
            Estos problemas que dificultan el tránsito de personas entre ambos países afectan de manera directa a la actividad turística (entre otras). La falta de apoyo del Estado a los privados, la ineficiencia en trámites aduaneros, la incompatibilidad de criterios normativos y las restricciones en el tránsito de pasajeros, se presentan entonces como los obstáculos principales que repercuten negativamente en los circuitos turísticos integrados que se realizan en la región. 

Respuestas del Comité de Integración

            Teniendo en cuenta que las intervenciones procedentes del ámbito político son las que fomentan, frenan o acompañan, los acontecimientos generados por la acción de los privados en la construcción y puesta en marcha de los circuitos integrados, es necesario destacar las iniciativas que el Comité de Integración propone como respuesta a estos inconvenientes que dificultan la actividad turística en la región.
            Como se observa a partir de las entrevistas realizadas, la facilitación de los trámites aduaneros debe platearse como una prioridad para ambos gobiernos con el objetivo de potenciar, de esta forma, el intercambio de personas y vehículos orientados a la actividad turística. En este sentido, el Comité de Integración decide, a partir de la reunión de Bariloche de 2009, tratar estos temas en donde se convino entre otras cosas, avanzar en el establecimiento de un mecanismo de integración informática para el transporte de pasajeros, y en la compatibilidad de la normativa de equipaje de pasajeros y su correspondiente documentación en un formulario único. La puesta en marcha de estas herramientas orientadas a agilizar los trámites aduaneros, permite pensar en un incremento del número de pasajeros por las avanzadas fronterizas Cardenal Samoré y Pérez Rosales, lo que contribuye a potenciar la actividad turística en la región.
            En este sentido, está previsto para el año 2010 según lo acordado en Bariloche, gestionar ante las autoridades de transporte las restricciones para combis y transfers turísticos de pasajeros, así como también, la posibilidad de ampliar los horarios de atención en los controles aduaneros[15], específicamente en temporada alta. Estas iniciativas se presentan como una alternativa para atenuar las diversas restricciones actuales y favorecer el intercambio y movimiento de turistas de un lado hacia otro de la frontera, y constituyen respuestas puntuales a los problemas específicos que plantean los distintos empresarios turísticos de la región.
            Por otro lado, y más allá de que se perciba desde el ámbito empresarial una falta de apoyo por parte del Estado, hay que remarcar que se están llevando a cabo numerosas iniciativas para incrementar el turismo, aunque los tiempos de la esfera pública son siempre más lentos que las exigencias de los privados. El principal problema radica en que, para potenciar el tránsito y los circuitos turísticos, hay que modificar normas ya establecidas. Esto implica la generación de proyectos que deben ser tratados y aprobados en los Congresos de cada país, por lo que los plazos para conseguir soluciones se alejan de la necesidad inmediata que requieren los privados. No obstante esto, la subcomisión de Turismo del Comité de Integración define anualmente distintos lineamientos sobre los que hay que trabajar para agilizar estos tiempos y concretar respuestas adecuadas a las situaciones planteadas en su ámbito de acción. En este sentido, para el año 2010 se acuerda, entre otras cosas, las siguientes iniciativas (Acta Final del Comité de Integración de la Región de Los Lagos, 2009):
- elaborar una base de datos común de prestadores de de servicios turísticos habilitados para apoyar el desarrollo de los circuitos binacionales;
- realizar gestiones para facilitar la operación del transporte privado de turistas;
- trabajar en la creación de nuevos circuitos turísticos integrados;
- solicitar a los organismos correspondientes la optimización de los trámites aduaneros;
- elaborar mapas binacionales;
- fomentar la realización de workshops para consolidar acuerdos comerciales entre empresarios de ambos países;
- e incorporar a los pueblos originarios como actores claves en el desarrollo turístico integrado.
            Estos proyectos planteados en el Acta Final de la última reunión del Comité de Integración, reflejan la intención que existe por parte de este organismo y sus integrantes, de trabajar en pos de consolidar una articulación binacional cada vez más fluida en la región en torno a la actividad turística.  
            En este contexto, y más allá de las voluntades políticas que aparecen en reiteradas ocasiones en los discursos, informes y planes de desarrollo orientadas a mejorar y potenciar la circulación transfronterizo en la región, recientemente, el Comité de Integración logra un hecho que se perfila como un instrumento imprescindible para ampliar y consolidar la articulación binacional en el área norpatagónica. Se trata de un Acuerdo sobre Tránsito Vecinal Fronterizo (TVF) con el que se intenta facilitar e incrementar la articulación binacional y optimizar tiempos y costos de transporte, a partir de la creación de una tarjeta de TVF que permite "…cruzar la frontera, con destino a la localidad contigua del país vecino, mediante un procedimiento ágil y diferenciado de la otras categorías migratorias…" (Acuerdo TVF, 2009). Este Acuerdo se presenta como una asociación de municipios de ambos países que, a partir de la cercanía, problemáticas y potencialidades que comparten, deciden promover la vinculación transfronteriza con sus pares del otro lado de la cordillera coadyuvando, entre otras actividades, al funcionamiento de los circuitos turísticos integrados.
            Si bien en la actualidad incluye nueve pasos fronterizos, ocho municipios argentinos y localidades chilenas, el Acuerdo preve en un corto plazo, incluir 24 Pasos Internacionales de la región norpatagónica (Cuadro 4).
            En este mismo orden, otra de las iniciativas que se están creando desde la esfera pública en los últimos años, es la creación de hermanamientos entre distintas ciudades de la región con los que se propicia el movimiento de personas a partir de beneficios (descuentos en tarifas generalmente) y se construye, progresivamente, una red de núcleos urbanos que se vinculan a partir de asociaciones estratégicas, orientadas a seguir construyendo circuitos turísticos binacionales.
Cuadro 4. Pasos, municipios y localidades incluidos en el Acuerdo sobre TVF.
Fuente: Elaboración propia.

            Los proyectos planteados por el Comité de Integración en la última reunión de Bariloche en respuesta a los inconvenientes que afectan el funcionamiento y la configuración de nuevos circuitos turísticos integrados, sumado a la experiencia de coordinación que significa el Acuerdo sobre TVF, demuestran que las iniciativas generadas en el ámbito público son respuestas pertinentes a los problemas específicos que existen en la región, por lo que se tratan de políticas territoriales de carácter transversal que se orientan a potenciar la actividad turística en la región y generar, progresivamente, una vinculación binacional que se desentiende de límites administrativos y tiende, sobre la base de la actividad turística, a configurar una región funcional en el área norpatagónica. 

Consideraciones finales

            Si bien tanto en Chile como en Argentina ha sido incompleto, el proceso de descentralización de poderes políticos (devolución de competencias), administrativos (desconcentración) y fiscales (delegación), le otorga mayor autonomía a las unidades subnacionales y promueve la internacionalización de las regiones, que plantea la posibilidad de configurar redes asociativas transnacionales que les permite, a partir de los pilares de cooperación y complementariedad, diversificar la oferta de oportunidades y funciones revalorizando sus recursos y economías en torno a diversas actividades.
            En este sentido, y sustentado en similitudes culturales, homogeneidad ecológica y una integración turística capaz de ser explotada, las provincias argentinas y regiones chilenas del área norpatagónica, comienzan a partir de la segunda mitad de la década de 1980 un camino hacia la integración que, en la actualidad, se presenta sólida y tiende a incrementarse en distintos rubros, entre ellos el turismo.
            La creación y puesta en marcha del primer circuito binacional en la zona de los Grandes Lagos Argentino Chilenos, produce un efecto multiplicador de actividades y generador de oportunidades para los privados, que lleva a las diversas subcomisiones del Comité de Integración de Los Lagos a trabajar en pos de configurar nuevos circuitos y promover el movimiento de turistas de un lado a otro de la cordillera, teniendo en cuenta el importante impulso económico que genera el ingreso de divisas a partir de la llegada de visitantes.
La expansión de este tipo de iniciativas binacionales a partir del turismo, reflejan la tendencia a la conformación de asociaciones estratégicas que existe en la región que, a partir de un trabajo coordinado, se orientan a optimizar recursos y potenciar los beneficios.
Es evidente que los circuitos integrados existen, son una alternativa de crecimiento económico y una expresión concreta de la fuerte vinculación que existe entre ambos países en el sector norpatagónico. El desafío es el de trabajar de manera conjunta con el objetivo de eliminar las restricciones y obstáculos que están presentes, y potenciar la actividad turística en la región, y la cantidad y calidad de los de las asociaciones estratégicas para generar un beneficio en todos las esferas (pública, porque tributan; privada, ya que incrementan sus ventas; y los turistas que se movilizan y disfrutan de una experiencia única).
            En este sentido, es necesario remarcar que el crecimiento en el movimiento y llegada de turistas depende de manera directa de las decisiones que se tomen en la esfera política que pueden acelerar, acompañar u obstaculizar esta dinámica de intercambio binacional que se está consolidando en la región. De esta manera, las políticas públicas orientadas a fortalecer la articulación binacional y la inclusión de estos temas en las agendas de gobierno, deben ser prioritarias y encaradas de manera conjunta por ambos Estados, a partir de instituciones subnacionales que contemplen las especificidades de la región y fomenten la gestión coordinada. En este contexto, cabe destacar que el trabajo del Comité de Integración es (y ha sido) clave en la promoción de iniciativas coordinadas y la facilitación de asociaciones binacionales, lo que permite pensar que la posibilidad de configurar una región funcional en torno al turismo en el área norpatagónica, no es una utopía sino un proyecto en el que se debe trabajar para potenciar el crecimiento de esta actividad y la competitividad de la región. 

Bibliografía

Almirón, A. (2004). Turismo y Espacio. Aportes para otra geografía del turismo. Espaco e Tempo, 16, 166-180.
Almirón, A.; Bertoncello, R. y Troncoso, C. (2006). Turismo, Patrimonio y Territorio. Una discusión de sus relaciones a partir de casos de Argentina. Estudios y Perspectivas en Turismo, 15, 101-124.
Bertoncello, R. (2002). Turismo y Territorio. Otras prácticas, otras miradas. Aportes y transferencias. 6(2), 29-50.
Bull, A. (1994). La economía del sector turístico. Alianza: Madrid.
Comité de Integración Los Lagos Chile - Argentina (2009). Acta Final de la XXVII Reunión del Comité. Bariloche, Argentina.
Cooper, C., Fletcher, J., Gilbert, D. y Wanhill, S. (1993). Turismo. Principios y prácticas. Diana: México.
Fernández Tabales, A. (2004). Turismo y Ordenación del Territorio. Quaderns de Política Económica, 7, 35-47.
Figuerola, M. (1985). Teoría económica del turismo. Alianza: Madrid.
Gibson, L. (1993). The potential for tourism development in nonmetropolitan areas. En Bakley, D. (Ed.) Economic Adaptation: Alternatives for nonmetropolitan areas. Boulder CO: Westview Press. 145-164.
Gobierno de Argentina y G. de Chile (1984). Acta de Entendimiento de Buenos Aires.
_________ (2009). Acuerdo sobre Tránsito Vecinal Fronterizo.
Luján, N. (2009). Entrevista personal. Disponible en archivo digital.
Magdalena, R. (2009). Entrevista personal. Disponible en archivo digital.
Mathieson, A. y Wall, G. (1990). Turismo. Repercusiones económicas, físicas y sociales. México: Trillas.
Medioroz, B. y otros (s/f). Breve historia del Comité de Integración de la Región de Los Lagos. Antecedentes, conformación y mecánica de funcionamiento. Documentos del Comité Región de Los Lagos.
Organización Mundial del Turismo (1998). Introducción al Turismo.
________ (1999). Guía para administraciones locales: desarrollo turístico sostenible.
Porto, N. (1999). El turismo como alternativa de crecimiento. Documento de Trabajo nro. 11. Facultad de Ciencias Económicas, Universidad Nacional de La Plata.
Secretaría Regional Ministerial de Planificación y Coordinación Región de Los Lagos (2008). Estrategia Regional de Desarrollo 2000-2010. Disponible en: http://www.subdere.gov.cl/1510/articles-66692_recurso_1.pdf Consultado en Diciembre de 2008.
Servicio Nacional de Turismo del Gobierno de Chile (2002). Turismo: Informe Anual. SERNATUR-INE.
________ (2003). Turismo: Informe Anual. SERNATUR-INE.
________ (2004). Turismo: Informe Anual. SERNATUR-INE.
________ (2005). Turismo: Informe Anual. SERNATUR-INE.
________ (2006). Turismo: Informe Anual. SERNATUR-INE.
________ (2007). Turismo: Informe Anual. SERNATUR-INE.
________ (2008). Turismo: Informe Anual. SERNATUR-INE.
Unzueta, M. (2009). Entrevista personal. Disponible en archivo digital.
World Travel and Tourism Council (1995). Mercosur. Viajes y Turismo. Bruselas.
      

Ponencia presentada en el XII Encuentro Internacional Humboldt "El Capitalismo como Geografía", La Rioja, Argentina - 20 al 24 de setiembre de 2010.


[1] Becario de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT) - Chile.
[2] Debido a esta reestructuración en los Comités, la provincia argentina de Chubut y la Región chilena Aysén del Gral. Carlos Ibáñez del Campo que hasta ese entonces conformaban el Comité de Los Lagos, pasan a formar parte del "Comité de Frontera Región Austral". Posteriormente, y mediante el "Acuerdo entre la República de Argentina y la República de Chile para establecer un reglamento para los Comités de Frontera" de la ciudad de Santiago, en el año 2000 se los re-define con el nombre de "Comités de Integración" y quedan estructurados en Comisiones y Subcomisiones que están a cargo de diversos temas complementarios que tienen que ver con el desarrollo regional.
[3] En Noviembre de ese año se reúnen en la ciudad de Osorno (Chile) el Intendente Regional de la Región de Los Lagos, Dr. Jaime Bertin Valenzuela, y el Gobernador de la Provincia de Río Negro, Dr. Miguel Saiz, y concuerdan suscribir la denominada Carta de Intención para el Desarrollo y Promoción del Corredor Bioceánico Norpatagónico.
[4] Otros autores como Cooper, Fletcher y Gilbert (1993), prefieren hablar de conjuntos de componentes, agrupados en atracciones (motivo de la visita), amenidades (equipamiento y servicios de bajo nivel de concentración de propiedad), accesos (infraestructura), y los denominados ancillary services (servicios prestados a través de las organizaciones locales de turismo).
[5] El circuito está concesionado a la empresa Cruce Andino® (ex- Cruce de Los Lagos®) que ofrece diversas opciones con precios variables.  
[6] También concesionado a la Empresa Cruce Andino® (ex- Cruce de Los Lagos®).
[7] Ruta que rescata el legado de los habitantes ancestrales del denominado Territorio Lago Llanquihue, y el proceso de colonización iniciado durante la primera mitad del S. XIX con la llegada de Bernardo Philippi y luego continuado por Vicente Pérez Rosales. 
[8] Cónsul Argentino en Puerto Montt.
[9] La importancia que adquiere esta Paso se refleja en las estadísticas del Servicio Nacional de Aduanas de Chile que marcan que, considerando el número de vehículos, personas y Tn transportadas, es la segunda avanzada fronteriza más transitada entre las 42 que existen entre Argentina y Chile (sólo superada por el paso Los Libertadores que vincula las ciudades de Santiago con Mendoza).
[10] Organismo encargado de administrar el Sistema Nacional de de Áreas Protegidas del Estado (SNASPE).
[11] Según lo expresado en diversas entrevistas personales realizadas durante 2008 y 2009.
[12] Entendida como coordinación entre los diferentes niveles de gestión (Estado Central, Instituciones Regionales y Gobiernos Municipales) para configurar políticas territoriales de desarrollo.
[13] Presidente del Comité de Desarrollo Turístico de Osorno (Región de Los Lagos, Chile), entrevista personal realizada en Noviembre de 2009.
[14] En la XXVII Reunión del Comité de Integración Región de Los Lagos, celebrada los días 11 y 12 de Junio de 2009 en la ciudad de San Carlos de Bariloche (Río Negro, Argentina). 
[15] En la actualidad las aduanas permanecen abiertas de 9 a 19 hs.

1 comentario:

Pablo Perez dijo...

Muy buena nota, concuerdo en todo lo dicho. Saludos!

Pablo - Hoteles en Puerto Montt